Home
Ojos pegados por la porfía,
de la rutina que ataca
del sábado que quedó corto
del domingo que no alcanza.
Maldito despertador
que martilla y martilla,
y la cama se queda sola
y nos extraña.